+34 952 006 685 info@solydi.es

Una luminaria Solydi pieza a pieza

Cada luminaria LED SOLYDI cuenta con una novedosa arquitectura electrónica patentada basada en un potente microprocesador digital de última generación y ultra bajo consumo que se encarga de controlar y supervisar todos los elementos esenciales del funcionamiento de estos equipo.

• Control de arranque y correcto funcionamiento de la fuente de alimentación.

• Control térmico dual: Se controla la temperatura tanto de la fuente de alimentación como de la misma matriz de LEDs.

• Control del nivel de brillo de la matriz de LED.

• Control temporizado para generar un programa de control de brillo por tramos horarios.

• Control de un interfaz de conexiones de entrada y salida para comunicarse con el mundo exterior: Sensores, buses de comunicaciones, …

Este sistema nos permite asegurarnos de que se analiza en tiempo real el comportamiento de la luminaria en todo momento, verificar que funciona conforme a las especificaciones con las que se ha configurado y está atento a posibles incidencias internas y externas que pueden alterar el correcto funcionamiento del equipo, tomando medidas correctoras para minimizar o eliminar estos efectos. De este modo se garantiza la robustez de la luminaria y sus propiedades de tiempo de vida y brillo a muy largo plazo, minimizando los gastos de mantenimiento mientras que las prestaciones se mantienen intactas. Esta, es por tanto, la solución ideal para grandes instalaciones de iluminación, tanto públicas como privadas, donde los costes de explotación y mantenimiento son muy elevados.

En esta arquitectura conviven los componentes electrónicos de la más alta calidad: LEDs de CREE© y OSRAM©, fuentes de alimentación de MEANWELL© y circuitos integrados de Texas Instruments© y NXP Semiconductors©.

Por otro lado, las estructuras de las luminarias están generadas con estructuras de aluminio de la más alta calidad, con tratamientos especiales para optimizar su comportamiento en los ambientes y atmosferas más agresivas. Estas estructuras garantizan, con un diseño moderno y atractivo, una altísima protección tanto térmica como mecánica de los elementos internos de la luminaria. El flujo de salida de la luz se realiza a través de una ventana óptica de cristal templado de alta resistencia que mantiene las mismas propiedades de protección mecánica que el cuerpo metálico.

Gracias a todas estas características, nuestros equipos de iluminación LED acumulan menos polvo, humedad e insectos y no acumulan suciedad en las lentes, con lo que no se reduce el flujo lumínico de las luminarias por su exposición al exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *